Ley de fugas

 
Cuando mataban por las calles

La década de los años diez estuvo marcada por la injusticia y la violencia, que se acentuaron al acabar la Primera Guerra Mundial y al aumentar el precio de las subsistencias. Ningún otro título resulta más apropiado que Quan mataven pels carrers, título de la novela de Joan Oller, para definir lo que sucedió en Barcelona en aquella época, y que de haber pasado en Estados Unidos habríamos tenido decenas de filmes explicándolo, como pasó con la lucha de gángsters en Chicago. En la ciudad de los años diez convive la miseria dentro de las casas de muchos con el descubrimiento del tiempo de ocio por las clases medias y altas. Es la época dorada del Paral.lel, se crean los primeros parques de atracciones, se construye la Monumental y los frontones hierven de gente. Son también los años de las primeras escuelas municipales, de epidemias de tifus que causan miles de muertos y del nacimiento del aeropuerto de El Prat.

TEXTO: Josep M. Huertas i Jaume Fabre

 
Ley de fugas

La Ley de fugas es un tipo de ejecución extrajudicial que consiste en simular la fuga de un detenido, especialmente cuando es conducido de un punto a otro, para poder así suprimir la fuerza que lo custodia y encubrir el asesinato del preso tras el precepto legal que permite hacer fuego sobre el fugitivo que no obedece al "alto" conminatorio de los guardias.

Para ello la guardia de custodia se retrasaba en el camino por detrás del detenido hasta que había la relativa distancia como para considerar que el preso se estaba fugando. Se disparaba por la espalda para dar más credibilidad a la fuga. Los presos empezaron a conocer esta añagaza y desde entonces se les disparaba por la espalda, sin más. Una generosa aplicación de la ley de fugas permitió acabar con el bandolerismo andaluz en el siglo XIX. Durante la Restauración y siendo Eduardo Dato el presidente del Consejo de Ministros se firmó la Ley de Fugas el 20 de enero de 1921. La misma favoreció la guerra sucia oficial contra el movimiento sindical y permitió el asesinato en Barcelona por parte de las fuerzas policiales y de pistoleros de los Sindicatos Libres, de más de un centenar de anarcosindicalistas de la CNT, entre ellos figuras tan destacadas como Salvador Seguí o Evelio Boal.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada