Pistolerismo


El pistolerismo fue un movimiento que tuvo lugar bajo la monarquía de Alfonso XIII, particularmente entre 1917 y 1923. Consistió en el asesinato de empresarios, obreros, abogados y sindicalistas. Su plano de acción fue Barcelona y participaron algunos miembros de la Confederación Nacional del Trabajo.


La violencia llena las calles de la ciudad condal. Los empresarios despiden a diversos trabajadores que participan en las huelgas. Aparecen los Sindicatos Libres o "amarillos" y aumenta el anarcosindicalismo. El Gobierno nombrará al general Severiano Martínez Anido como Gobernador Civil de Barcelona. Los pistoleros blancos asesinaron, entre muchos otros, a sindicalistas como Pau Sabater en 1919, Evelio Boal en 1921, Salvador Seguí (El noi del sucre) y Francesc Comes en 1923 y abogados como Francesc Layret en 1920. A causa de la llamada Ley de fugas, que autorizaba a la policía a disparar a quienes huían, el presidente Eduardo Dato será asesinado en 1921. El conflicto terminará a raíz de ladictadura de Primo de Rivera.
Bibliografía
  • Balcells, Albert. El Pistolerisme. Barcelona (1917-1923).

EL PISTOLERISMO Y EL TERRORISMO PATRONAL EN LA ROSA DE FOC


“Ha llegado la triste hora de abandonarnos a nuestro propio impulso y a nuestra sola iniciativa (…) la gravedad de las circunstancias nos obliga a dar la cara, y sin altanerías ni provocaciones, pero con toda la fuerza que suministran la razón y el derecho (…)El Federado que en estos momentos sienta temores personales y ceda ante las amenazas por motivos injustificados, incuba, con este proceder, el germen del asesino que mañana atentará contra la vida de un compañero y del que otro día acabará con la del patrono acobardado (…) La conciencia y la dignidad, en tales casos, no significan otra cosa que mantener firmes los acuerdos de la clase, elevar el concepto de compañerismo y de unión a las más puras esferas y estimular, con el afecto y la consideración que se merece, a esa enorme masa obrera tan indefensa y atropellada en sus derechos como lo está la clase patronal Federación Patronal de Cataluña. Barcelona, 14 de septiembre de 1920[1].
“Según confidencias recibidas, en la calle de Poniente (no se precisa el número) se reúnen diariamente en un piso varios anarquistas. El piso en cuestión lo habita para su cuidado una prostituta. 24 de julio de 1919. Somatent de Barcelona. Distrito III”[2]

  http://elblogderaskolnikov.blogspot.com.es/2012/01/el-pistolerismo-y-el-terrorismo.html




El Pistolerismo en Barcelona





EL PISTOLERISMO

Para conocer completamente el pistolerismo, durante el trabajo voy a desarrollar varias partes en las que se desarrollarán tanto el concepto, las características, el desarrollo y consecuencias.
El pistolerismo es un método usado en España, sobre todo en Barcelona, durante la crisis de la restauración de Alfonso XIII, que consistía en la contratación de matones para hacer frente a los sindicalistas y trabajadores mas activos.A su vez, los trabajadores respondieron con otros pistoleros.

Podríamos separar a los pistoleros en dos grandes grupo

PISTOLEROS BLANCOS asesinan a sindicalistas como Pau sabater (1919), Evelio Boal(1921), Salvador Segui y abogados como Frances Layret (1920)

PISTOLEROS PRÓXIMOS A LA CNT asesinan a Canalejas (1912) y Eduardo Dato(1920)

A continuación vamos a exponer las principales características y un breve resumen, que desarrollaré más tarde sobre este método guerrillero.

El pistolerismo, puede decirse que se dio sobre todo por el proletariado urbano e industrial, que se moviliza y multiplican sus huelgas, impulsado por la Confederación Nacional del Trabajo, en Barcelona ya que el número de afiliados aumentó notablemente.

Ante su influencia y poder, la federación patronal reacciona violentamente.

Se radicaliza el enfrentamiento patronos-obreros que degenerará en el conocido como Pistolerismo Blanco que era contestado a su vez por el terrorismo anarcosindicalista, como podemos ver estos son dos grandes grupos.

Empresarios, autoridades políticas, autoridades eclesiásticas y fuerzas del orden por un lado y lideres sindicales y abogados sindicalistas por otro son los objetivos de este territorio que afectó principalmente a Barcelona aunque también a otras ciudades.

Pero, ¿por qué se desarrolló sobre todo en Barcelona y como se hizo? pues bien, para ello debemos decir que Barcelona, a principios de siglo, era la población española más accesible desde Europa y era bastante "blanda" en la persecución del crimen.

Los policías eran pocos y pocos preparados y mucho menos para enfrentarse a un terrorismo generalizado.

Esto hizo de Barcelona la ciudad, por excelencia, de todos los delincuentes.

Paralelamente, se desarrolla en España un anarquismo filosófico que estaba representado por aquellos anarquistas que ni bebían, ni fumaban ni comían carne, ya que sostenían que los vicios esclavizaba al hombre.

Junto a este anarquismo creció el político y sindicalista, el bakuninismo que planteaba ir más allá de lo individual.

Los anarquistas, defendían la necesidad de usar cualquier tipo de herramienta para conseguir la victoria, y eso incluía la violencia terrorista.

Es por ello que los anarquistas, son los grandes terroristas de finales del s. XIX y principios del s. XX y que sobre todo sea Barcelona la ciudad por excelencia que acoge este movimiento ya que daba, por diferentes razones, pie a ello.

Se agravó aún más con la Semana Trágica de Barcelona, que enseñó a los anarquistas que los obreros, les apoyarían.

La socialista UGT intentó entrar en este juego, pero no lo consiguió hasta que la CNT fueabatida como represión anarquista.

A mediados de la segunda década del siglo XX nace la Confederación Nacional del Trabajo, cuyo objetivo principal, entre otros, es trabajar por el desarrollo del espíritu de asociación entre los trabajadores.

En 1917 la Revolución Rusa, hizo que la pasión obrera se pusiera al rojo vivo y el 13 de agosto de es mismo año ya iniciaron disturbios en Barcelona conocidos como "La Semana Cómica", pero el fracaso, llevó a los anarquistas, al igual que los rusos, a desarrollar una insurrección armada.
Es entonces, cuando el 7 de Octubre, en el Clot, una barriada de Barcelona, dos personas matan a Juan Tapias y en los siguientes días mataron a 6 empresarios más. El fuego estaba abierto.

Los empresarios reaccionan y colocan en el poder al comisario Manuel Bravo Portillo, un mercenario sin ningún tipo de escrúpulos.

Bravo confesó que mató a un ingeniero,Josep Albert Baret. La situación fue empeorando hasta que los obreros mostraron su poder en 1919 con la conocida huelga a "la Canadiense".

El Pistolerismo tuvo su máximo desarrollo porque tanto los patronos como los obreros llegaron a la conclusión de que podían ganar y cuando dos piensan que van a ganar, siempre acaba en pelea, siempre.

Este movimiento, como es lógico tuvo graves consecuencias, los empresarios, responden con el cierre de empresas, enviando al para y al hambre a miles de trabajadores.

Presionaban al gobierno, para que frenara el auge del anarcosindicalismo.

El gobierno nombra como gobernador civil de Barcelona a Severiano Martínez Anido, que protege a las actividades terroristas empresariales y reprime a los sindicalistas aplicando la ley de Fugas, consistente en la ejecución extrajudicial que simula la fuga de un detenido para encubrir el asesinato del preso, tras el precepto legal que permite abrir fuego sobre el fugitivo que no obedezca el "ALTO" de los guardias.

Aunque la mayor consecuencia es el número de muertes que alcanzó la cifra de 400 personas:

- 50 Patronos
- 170 sindicalistas
- 80 Obreros
- 30 Policías del sindicato libre

Es por tanto, el pistolerismo, un método que nace por parte de los más poderosos para frenar, al menos intentar, reprimir las movilizaciones de los obreros, cuyas mentalidades habían evolucionado y eran de su situación.

Salvador Segui, conocido como "El noi del sucre" (El niño del azúcar) fue uno de los lideres más destacados del anarcosindicalismo de Cataluña. Buscó dar un nuevo impulso a la lucha proletaria sin olvidad su ideario anarquista.

Foto nº3: General Martínez Anido que fue nombrado gobernador civil de Barcelona.Al mando de la policía desató una auténtica guerra sucia contra, sobre todo anarquistas, que le pagaron con la misma moneda, desatándose una contienda de asesinatos, represalias y aplicaciones de la ley de fugas convertida en una carnicerías y represalias. 

Sindicatos Libres



Los Sindicatos Libres (en catalán Sindicats Lliures o Unió de Sindicats Lliures), fueron unas organizaciones creadas por militantes carlistas en el Ateneo Obrero Legitimista en 1919. Los miembros de los Sindicatos Libres fueron el brazo ejecutor de los atentados y asesinatos de miembros prominentes de la CNT, como Salvador Seguí, y también como el abogado Francesc Layret. Tuvo escaso apoyo dentro del mundo obrero, pero recibieron apoyo por parte de la dictadura de Primo de Rivera, sectores de la policía y de la extrema derecha.

Encontramos entre sus fundadores a jóvenes trabajadores y dependientes del comercio que formaban parte de los círculos jaimistas de la ciudad condal. El partido jaimista le daría inicialmente su apoyo, pero posteriormente ocultaron sus orígenes para proclamar su naturaleza puramente obrera. Adoptaron formas obreristas, haciendo uso de todas las fórmulas a su disposición, desde las huelgas hasta la negociación, sin olvidar los boicots e intimidaciones de todo género. Lo constituyeron gente de Cataluña. Ramón Sales Amenós, Juan Laguía Lliteras, Ceferino Tarragó e Ignacio Jubert.
El historiador Colin M. Winston, distingue tres etapas en la evolución del sindicato, entre 1919 y 1923. En la primera y hasta principios de 1921, su expansión habría sido modesta, en torno a diez mil afiliados provenientes del espacio carlista. Hasta octubre de 1922 se produjo un avance considerable, favorecido por la estrecha colaboración del general Severiano Martínez Anido, gobernador civil de Barcelona, como por el paso de los cenetistas a la clandestinidad. Alcanzaron entonces la cifra de 150.000 miembros. Y finalmente desde la sustitución de Severiano Martínez Anido y el golpe de Estado de 1923, se dio un retroceso en la influencia de los Sindicatos Libres.
Lucha Sindical
El Sindicato Libre significó una reacción contra el Sindicato Único (CNT), lógica y espontáneamente surgida entre elementos del Ateneo Legitimista de Barcelona. Quienes recurren a la iniciativa gubernamental de explicar el nacimiento del Sindicato Libre, desconocen la significación y la fuerza del carlismo catalán. Todo lo otro –situación del Sindicato Libre respecto a la UGT, a los sindicatos católicos, a la Patronal, y al Gobierno– es cuestión posterior. Ahora –bajo el conde de Salvatierra– como una fuerza de choque, dispuesta a batirse con el Sindicato Único, a oponer la violencia a una violencia intolerable, muy al margen de la lucha de clases. Y esa decisión era auténticamente carlista. Todo lo otro –insistimos– vino luego.
El Sindicato Libre pronto cobró personalidad propia al enfrentarse al rival cenetista y hacer frente también a la Patronal en sus veleidades de subordinarlo a sus intereses. De 1919 a 1921, el naciente sindicato fue promocionado por los empresarios en su labor de dividir al proletariado barcelonés.
Sin embargo, los "Libres" siempre dejaron claro que su política iba en defensa estricta de los derechos profesionales del obrero, y que no se iban a plegar a los intereses de los empresarios, como había pasado con algunos sindicatos profesionales y católicos, que habían nacido por el patrocinio de algunos notables conservadores y se sentían obligados a defender el orden constituido.
Este punto de vista diverso impidió unas relaciones amistosas con los sindicatos confesionales que estaban controlados por magnates conservadores. No obstante, los católicos-libres fundados por los dominicos habían mantenido una postura más combativa en los intereses obreros, y mantenían un buen diálogo con los carlistas. Estos sindicatos tenían casi su única fuerza en la región vasco-navarra, por lo que la simbiosis carlista y sindicalista se daba en muchas zonas como Azpeitia. Esta amistad se prolongaría de tal modo, que en 1924, en el congreso de Pamplona, decidieron fusionarse y crear la Confederación Nacional de Sindicatos Libres, de los dominicos José Gafo y Pedro Gerard, cuya fuerza estaba en Cataluña y País Vasco-Navarra, curiosamente parte de la misma geografía política del tradicionalismo.
Terrorismo
Los Sindicatos Libres fueron dirigidos por el requeté Ramón Sales Amenós, natural de La Fuliola, como presidente, que procedía del Sindicato Mercantil de la CNT. Su ideólogo fue Juan Laguía Lliteras, asesinado en Madrid en 1936, quien también fue secretario general, acompañados de Josep Baró, Jordi Bru, Estanislao Rico, Domingo Farré, Feliciano Baratech y Mariano Puyuelo. Los miembros de los Sindicatos Libres fueron el brazo ejectutor de los atentados y asesinatos de miembros prominentes de la CNT como Salvador Seguí, y también del abogado Francesc Layret. Tuvo escaso apoyo dentro del mundo obrero, pero recibieron apoyo por parte de la dictadura de Primo de Rivera, sectores de la policía y de la extrema derecha.
Hasta 1923, los "Libres" sufrieron también, la constante amenaza del terrorismo anarquista que no podía permitir que hubiesen escindido a la clase obrera, y el precio fue el asesinato de 53 dirigentes sindicales. Sin embargo, los "Libres" también crearon sus grupos de autodefensa que atacaron a los anarquistas con sus mismas armas. No obstante, los "Libres" estaban naciendo, y la pérdida de dirigentes les hacía más daño. Las autoridades restauracionistas, en premisa de proteger el orden liberal establecido, detenía tanto a sindicalistas cenetistas como a "Libres". La lucha entre ambos sindicatos fue sangrienta, pero la patronal intentó manejarla a su favor utilizando esquiroles Libres en las huelgas de los anarquistas y al revés en las promovidas por los "Libres".
En 1924, al ser prohibida la CNT, atrajo a sindicatos independientes y también a algunos sectores propensos al anarcosindicalismo. Aun cuando en 1929 proclamaban tener 190.000 afiliados, no se consolidaron como fuerza sindical, y no consiguieron sobrevivir a la proclamación de la Segunda República.


Los Sindicatos Libres

 

En el año 1919 la violencia en Barcelona alcanzó cotas muy elevadas. El origen de la verdadera oleada de asesinatos estaría en los hechos que siguieron a la huelga de la compañía “La Canadiense”. El paro, secundado por la CNT, fue extendiéndose hasta convertirse en una verdadera huelga general que paralizó durante más de un mes la industria barcelonesa. Los empresarios y sectores conservadores reaccionaron y solicitaron la ayuda del Estado.

Los Solidarios

 

Surgió como sucesor de un grupo anterior llamado "Los Justicieros" creado en Zaragoza.
Integrado por anarcosindicalistas, montaron una red para compra y depósito de armas con las que se atentaban a elementos del Sindicato Libre patronal. Se les atribuyen atracos a bancos como el del Banco de España (septiembre de 1923) o el asesinato del cardenal zaragozano Juan Soldevila y Romero (1923). Después de este hecho y con la presión de la dictadura de Miguel Primo de Rivera, Durruti, Ascaso y otros miembros huyeron a Francia primero y después a América Latina, donde se les imputan más atracos. Volvieron a Europa estableciéndose en Francia donde vivieron clandestinamente después de ser acusados de intentar asesinar al rey Alfonso XIII en una visita a París. Expulsados finalmente del país se establecieron en Bélgica, donde les fue permitida la residencia. Con la proclamación de la Segunda República Española (1931) algunos de los miembros que habían podido volver a Cataluña deciden ingresar en la FAI con el nombre de "Nosotros", aunque con posiciones más radicales que las de la federación. Al declararse la Guerra Civil Española el grupo deja de actuar como tal.
Se conserva una grabación sonora de un discurso de Joan García Oliver donde califica los miembros del grupo, incluyéndose él mismo, como "los mejores terroristas de la clase trabajadora, los que mejor podían devolver golpe por golpe el terrorismo blanco contra el proletariado" como los asesinatos de Salvador Seguí o Francesc Layret por parte de la patronal.
Integrantes
Formaron parte, entre otros:


Canción Homenaje a Los Solidarios
Historia de tres amigos/ De la dulce libertad:/ Si se hicieron anarquistas,/ No fue por casualidad./ Buenaventura Durruti/ Ascaso y García Oliver/ Llamados Los Solidarios/ Que desprecian al Poder/ Buscados y perseguidos/ Por el campo y la ciudad,/ Si acabaron en la cárcel,/ No fue por casualidad./ Buenaventura Durruti/ Ascaso y García Oliver:/ Tres hojas de trébol negro/ Contra el viento del Poder./ Siguiendo con su costumbre/ De burlar la Autoridad,/ Si cruzaron la frontera/ No fue por casualidad./ Buenaventura Durruti/ Ascaso y García Oliver:/ La negra sombra del Pueblo/ Contra el brillo del Poder./ Después de una temporada,/ Se volvieron para acá,/ Si temblaron los burgueses/ No fue por casualidad./ Buenaventura Durruti/ Ascaso y García Oliver:/ Tres balas negras de plomo/ Apuntando hacia el Poder/
Canción de Chicho Sánchez Ferlosio en honor y recuerdo a los "Los Solidarios"

Los Solidarios 


Grupo formado entre el año 1922 y 1923 que detrás del paraguas de la "revolución social" y la bandera del anarquismo prepararon y perpetraron varios atentado y acciones violentas, entre las que destaca el asesinato del Cardenal Soldevila en Zaragoza (04 / 06/23). Anteriormente se habían denominado "Crisol" ya partir del año 1931 se denominaron "Nosotros". Montaron una red para la compra y depósito de armas, con las que atentaron contra elementos de los Sindicatos Libres y empresarios. Se les atribuye el asalto al Banco de España (septiembre de 1923) en el que supuestamente murió Eusebio Moreno. Con una acción contra el grupo, dirigida por Martínez Anido, murieron Suberviola y Campos (marzo de 1924). La presión de la dictadura de Primo de Rivera hizo que el grupo se dispersas, exiliándose en Francia y en América latina. Con la proclamación de la República el grupo se rehace, produciéndose un primer encuentro entre García Oliver, Ascaso, Durruti, Jover y Sanz, en la que deciden ingresar a la FAI con el nombre de "Nosotros". Después promovieron los movimientos insurreccionales de la cuenca del Llobregat (1932) y también en el de 1933. Con el estallido de la guerra el grupo dejó de actuar como tal: Francisco Ascaso murió el 20 de julio en el asalto a la sublevada cuartel de las Atarazanas. Buenaventura Durruti murió el 19 de noviembre de 1936 en el frente de Madrid. Jover fue el responsable de la organización de la "Columna Ascaso" (28 ª División). Sanz formó parte de la "Columna Durruti" (26ena. División), que comandó tras la muerte de Durruti y García Oliver formó parte del Comité Central de Milicias Antifascistas de Cataluña y fue ministro del Gobierno de la República.
Del grupo Los Solidarios formaban parte:

Antonio (alias "El Toto") 
Ascaso, Alejandro 
Ascaso, Francisco 
Barguti 
Brau, Eusebio. 
Campos, Manuel (alias "Torinto") 
Durruti, Buenaventura 
Fernández Aurelio 
García Oliver, Juan 
García Vivancos, Miguel 
Martínez, Gregorio 
Miguel, Alfonso 
Sanz, Ricardo 
Suberbiela (o Suberviola), Gregorio 
Torres Escartín, Rafael

Y años después también formaron parte

López, Julia 
Tejedor, Luisa  
Not, Pepita 
Pérez Combina, Vicente 
Jover (1926) 
Ortiz, Antonio (1934) 
Pérez Ibañez, José (1934)







Pongámonos en situación, estamos en los años 20 del pasado siglo, concretamente en Barcelona, epicentro del movimiento anarcosindicalista ibérico. Por aquellos años, la clase obrera estaba a la ofensiva, se veía factible destruir el viejo mundo, puesto que llegaba con fuerza a las fábricas el aire fresco de la Revolución de Octubre, donde por primera vez, los trabajadores eran capaces de hacer la tan anhelada Revolución. En España, se había hecho la Huelga General Revolucionaria de 1917. Como podemos imaginar los privilegiados comienzan a ver la posibilidad de que se les acabe el chiringuito, y preparan la reacción, que trataría de descabezar el movimiento obrero de Barcelona.

El carnicero Martinez Anido

La misión represora recayó en el Gobernador de Barcelona, el militar Martínez Anido, el cuál ya tenía fama por su trabajo en Melilla.
Se propuso desactivar al incipiente sindicalismo revolucionario, con todos los medios a su alcance, legales e ilegales.Entre las medidas que implementó destacan dos:
1/ La creación en connivencia con la patronal de "Sindicatos Libres", sindicatos amarillos verticales,tipo fascista, que eran de filiación obligatoria.
2/ La guerra sucia contra el movimiento obrero,  que tuvo como ejes principales de acción, el terrorismo patronal, con la formación de grupos de pistoleros, paramilitares tipo las S.A. nazis; y  la aplicación de la Ley de fugas (se simula que el detenido trata de huir, y se le pega un tiro por la espalda). El objetivo, eliminar a los sindicalistas más politizados, se estima que cayeron alrededor de 300 sindicalistas a manos de los pistoleros de la patronal,la policía, guardía civil...entre ellos los militantes históricos de CNT Evelio Boal y Salvador Seguí.


Varios miembros de Los Solidarios: Vivancos, García Oliver, Ricardo Sanz, Ascaso y Durruti
La respuesta de la clase obrera al terrorismo patronal no tardó en producirse. En 1922, la CNT decide constituir un grupo de autodefensa, formado por los militantes más comprometidos, la élite de la clase trabajadora, que formarían el grupo Los Solidarios, herederos directos del grupo zaragozano, Los Justicieros.

Aunque todos los miembros eran de CNT, Los Solidarios, tenían una estructura clandestina, diferenciada del sindicato, para no perjudicarlo.
El grupo tenía como objetivos la respuesta a los pistoleros del sindicato libre, así como expropiaciones para financiar la compra de armas para la futura revolución, ajusticiamientos... Barcelona en aquellos locos años 20, vivió una auténtica guerra de clases, la lucha se cobró la vida de muchos sindicalistas, policias, patronos...Entre las acciones más celebres del grupo, destacan, el asalto a la sucursal del Banco de España en Gijón, o el ajusticiamento del cardenal y arzobispo de Zaragoza Juan Soldevilla.


Ficha policial de Durruti, Ascso y Garcia Oliver

La llegada de la Dictadura de Primo de Rivera, forzó la salida del nucleo duro de Los Solidarios al exilio, esto supuso el fin del grupo como tal, pero no de la lucha. En su periplo por el exilio, pasaron por América Latina, Francia, Bélgica... en todos estos países seguían con la misma dinámica de lucha, continuaron conlas expropiaciones, para financiar al movimiento. Incluso intentaron atentar contra el rey Alfonso XIII en París. Con la llegada de la República, volvieron a España y se integraron en la F.A.I. y a partir de ahí es otra historia.
 Ascaso, Durruti y Jover, en Paris


Por último os dejo con el discurso de García Oliver, donde habla de su etapa en Los Solidarios. El discurso fue pronuciado en 1937, con motivo del aniversario de la muerte de Durruti, por aquel entonces, era ministro de Justicia de la República.

A los federados de la Patronal de Cataluña

"A los federados de la Patronal de Cataluña"

 Ante la nueva campaña de atentados que hace días viene reproduciéndose con el salvajismo peculiar de sus autores, creemos de todo punto indispensable llamar la atención de nuestros compañeros, para evitar, en lo posible, las tristes consecuencias que en parecidas ocasiones hemos tenido que lamentar.



Asesinado Salvador Seguí

10 de marzo de 1923 - Asesinado Salvador Seguí 


 

El terrorismo policiaco-patronal seguía haciendo estragos. El 10 de marzo de 1923 cayeron asesinados Salvador Seguí y Comas-Paronas. Siguieron, entre otros, Juan Pey, Albaricias y José Maria Foix (Foix pertenecía al grupo de “La Batalla” y era dirigente del Sindicato Mercantil). Fue entonces que el Ateneo Enciclopédico Popular, que presidía el doctor Jaime Aiguader, tomó la iniciativa de emprender una cruzada contra el terrorismo y se celebraron una serie de mítines en Barcelona y barriadas obreras en los que intervinieron Peiró, Pestaña y Libertad Ródenas, por la CNT y Maurín, por “La Batalla”. Las intervenciones de nuestro compañero hicieron un vivo impacto entre los obreros. 

Pedro Bonet (1973). "En la muerte de Joaquín Maurín." En Nº 181 de La Batalla , diciembre 1973. 

 https://docs.google.com/file/d/0BxolbZDtPTaWNFViLWQ1aTNSZUNZZjNnQVp1TDU1dw/edit

EN LA PRENSA DE LA EPOCA

 https://docs.google.com/file/d/0BxolbZDtPTaWT05oMlN1TVdSM0tTTFdRYjltZ0JVUQ/edit

 https://docs.google.com/file/d/0BxolbZDtPTaWeklTU0pDbEJULS1ac0RaYnhrQnJ6dw/edit

 https://docs.google.com/file/d/0BxolbZDtPTaWdnUxUk1IdWxTYmlmWDdEUFBOckhDQQ/edit

https://docs.google.com/file/d/0BxolbZDtPTaWQm1HYVNPYmZUOHlYYi1NUEZSRXJFQQ/edit 

 

El atentado contra Ángel Pestaña y los Libres

 


Portada de Unión Obrera, 9 de septiembre de 1922 (Archivo La Alcarria Obrera)

El atentado fallido, por fortuna, contra Ángel Pestaña rompió el velo de silencio con el que la patronal y sus cómplices en las instituciones del Estado habían ocultado el pistolerismo de los Sindicatos Libres de Barcelona y la cruel aplicación de la Ley de Fugas sobre los militantes de la CNT, que eran detenidos, a veces, sin otra acusación que la de defenderse contra el acoso asesino de la burguesía catalana. La impunidad de los matones de la patronal, que esperaban tranquilamente en la puerta de la clínica a que los médicos diesen de alta a Ángel Pestaña para rematar su criminal misión, fue denunciada en el Congreso y en la prensa, obligando al gobierno a tomar medidas y a los sectores políticos y sociales progresistas a denunciar la caza del hombre que los cenetistas sufrían. Ofrecemos la versión que los Sindicatos Libres ofrecieron del atentado a Pestaña, publicada en el periódico Unión Obrera del 9 de septiembre de 1922, en el que acusan del atentado a los propios compañeros de la CNT.
 

Ley de fugas

 
Cuando mataban por las calles

La década de los años diez estuvo marcada por la injusticia y la violencia, que se acentuaron al acabar la Primera Guerra Mundial y al aumentar el precio de las subsistencias. Ningún otro título resulta más apropiado que Quan mataven pels carrers, título de la novela de Joan Oller, para definir lo que sucedió en Barcelona en aquella época, y que de haber pasado en Estados Unidos habríamos tenido decenas de filmes explicándolo, como pasó con la lucha de gángsters en Chicago. En la ciudad de los años diez convive la miseria dentro de las casas de muchos con el descubrimiento del tiempo de ocio por las clases medias y altas. Es la época dorada del Paral.lel, se crean los primeros parques de atracciones, se construye la Monumental y los frontones hierven de gente. Son también los años de las primeras escuelas municipales, de epidemias de tifus que causan miles de muertos y del nacimiento del aeropuerto de El Prat.

TEXTO: Josep M. Huertas i Jaume Fabre

 
Ley de fugas

La Ley de fugas es un tipo de ejecución extrajudicial que consiste en simular la fuga de un detenido, especialmente cuando es conducido de un punto a otro, para poder así suprimir la fuerza que lo custodia y encubrir el asesinato del preso tras el precepto legal que permite hacer fuego sobre el fugitivo que no obedece al "alto" conminatorio de los guardias.

Para ello la guardia de custodia se retrasaba en el camino por detrás del detenido hasta que había la relativa distancia como para considerar que el preso se estaba fugando. Se disparaba por la espalda para dar más credibilidad a la fuga. Los presos empezaron a conocer esta añagaza y desde entonces se les disparaba por la espalda, sin más. Una generosa aplicación de la ley de fugas permitió acabar con el bandolerismo andaluz en el siglo XIX. Durante la Restauración y siendo Eduardo Dato el presidente del Consejo de Ministros se firmó la Ley de Fugas el 20 de enero de 1921. La misma favoreció la guerra sucia oficial contra el movimiento sindical y permitió el asesinato en Barcelona por parte de las fuerzas policiales y de pistoleros de los Sindicatos Libres, de más de un centenar de anarcosindicalistas de la CNT, entre ellos figuras tan destacadas como Salvador Seguí o Evelio Boal.